segunda-feira, 9 de março de 2020

Manifesto do 8 de Março do Movimento Feminino Popular do México



 Reproduzimos, a seguir, o Manifesto do Moviemnto Feminino Popular do México



“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”                                                                                             
 Pablo Neruda

En esta jornada de lucha por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, somos las mujeres de manos callosas quienes escribimos esto, no desde el asiento cómodo de nuestro despacho ni motivadas por la moda de ser feministas, somos nosotras, las mujeres de carne y hueso, de a pie, las que soportamos una larga jornada de trabajo en las fábricas, las que estamos de sol a sol pizcando en el campo, las que sufrimos día a día el inclemente yugo de la explotación, somos nosotras las trabajadoras de las que nadie habla, a las que sus condiciones de vida a nadie indigna, las que ante el hartazgo no sólo del patriarcado sino todo el “orden” del viejo estado hemos decidido tomar las calles, gritar más fuerte y unirnos a los de nuestra clase para luchar hasta vencer.
Escribimos no sólo para denunciar la violencia machista que desaparece y asesina a 10 mujeres cada día en nuestro país, exigimos alto a los feminicidios estando muy claras que la raíz del patriarcado es la propiedad privada de los medios de producción, y que por lo tanto la lucha no es entre géneros, sino que es ante todo una lucha de clases; porque de nada sirve que salgamos a las calles indignadas individualmente por las agresiones hacia la mujer sino nos organizamos para combatir a los verdaderos enemigos: el latifundio, el imperialismo y el capitalismo burocrático; que la rabia contenida no es solo por Fátima, Ingrid, Lesvy y miles de asesinadas más, sino también por el modo de producción que nos oprime y explota precarizando nuestras condiciones de trabajo, nos humilla pagándonos menos que a nuestros compañeros hombres por el mismo trabajo, nos deshumaniza haciéndonos insensibles y apáticas, nos enajena buscando así la desunión y el individualismo, nos mata a destajo todos los días.
Es por eso que debemos organizarnos y juntas ser una con el pueblo trabajador, luchar no solo por nuestros derechos, los cuales son irrenunciables, sino por la toma del poder, que es el principal derecho del pueblo, para que la emancipación de las mujeres sea verdadera, como se hizo en los tiempos del socialismo real en la URSS y en China, y como sin duda se hará con la nueva gran ola de revoluciones proletarias y de liberación nacional que crecen y palpitan por todo el orbe.


Mujeres oaxaqueñas toman instalaciones de la Fiscalía del Estado 6/03/20
Venimos a hablarle principalmente a toda mujer trabajadora, campesina, empleada, estudiante, profesionista, indígena, que sabe que la lucha no es contra los hombres, es contra el latifundio que explota impunemente en el campo mexicano, es contra las condiciones de semifeudalidad que aún subsisten en nuestro país esclavizando a los más pobres, es contra el capitalismo burocrático que sirve de patio trasero en la cadena de producción-dominación del imperialismo, especialmente de  la súper  potencia hegemónica que es el imperialismo yanqui, enemigo principal de los pueblos.
Somos estas mujeres las víctimas inmediatas del terrorismo de estado, con su violencia económica, política, cultural, social, pedagógica, jurídica, militar, etc. las  desplazadas por paramilitares de sus hogares, las que son reprimidas por defender su territorio y sus recursos naturales, somos quienes tenemos trabajos no remunerados, somos las tres veces oprimidas: por ser mujeres, por ser pobres y por ser indígenas, y hoy estamos aquí para hacernos escuchar, dando voz a aquellas otras que no pueden hablar desde la esclavitud forzada, que es esclavitud sexual y trata. ¡Las mujeres de la clase trabajadora somos la mitad del cielo y vamos a tomarlo por asalto!
Comunistas como Clara Zetkin nos hablaron de la importancia de que las mujeres nos organizáramos codo a codo con los hombres de nuestra clase para derrocar al capitalismo, sus palabras se convirtieron en inmortales ojivas que siguen percutiendo en el campo enemigo desde las trincheras del proletariado y el pueblo; sigamos el ejemplo de nuestras camaradas Rosa Luxemburgo, Nadezdha Krúpskaya, Alexandra Kollontai, Inessa Armand, Chiang Ching, Anuradha Ghandy y la camarada Norah que junto a hombres conscientes hicieron de la teoría revolucionaria de la clase obrera una práctica transformadora, buscando mejorar las condiciones de vida, trabajo y estudio de las mujeres en sus países, entendiendo las tareas de la Revolución Proletaria Mundial en cada uno de éstos.
A cada una de las mujeres combatientes como Edith Lagos que han dado su vida por un nuevo mundo, a las que pusieron sus conocimientos al servicio del pueblo, a las que se organizaron en las fábricas y centros de trabajo, a las 129 obreras que fueron quemadas por realizar una huelga en la fábrica Cotton para protestar por las malas condiciones laborales, a las que se movieron y sintieron sus cadenas, a las que fueron y siguen siendo tan radicales como la realidad misma.
Para todas nuestras compañeras que en el Movimiento Femenino Popular han encontrado cobijo en la bandera roja, que salen a las calles a luchar por los derechos del pueblo, que en el marxismo-leninismo-maoísmo hallan el camino para servir al pueblo de todo corazón, para ti compañera que llenas de orgullo a tu clase porque no bajas la mirada ante el cacique, porque denuncias al patrón abusivo, porque no te intimidas ante las grandes transnacionales que quieren robarte, porque a tu dignidad no hay quien la compre, para todas ustedes compañeras les decimos que es un honor combatir a su lado.
Que el camino es sinuoso es verdad, pero debemos prepararnos para enfrentar las más duras batallas, porque elegimos luchar con todo lo que esto conlleva.
Estamos presentes las que hemos perdido el miedo y nos hemos quitado la venda que el viejo orden nos había impuesto desde su ideología dominante, las que buscamos un mejor mundo para todos los pobres, los oprimidos, los explotados, los sin tierra, los olvidados, los marginados, porque sabemos que junto a los obreros, campesinos pobres y las capas más profundas del pueblo podremos combatir al viejo estado, liberar a nuestro país de las garras del imperialismo y ondear las banderas rojas de la Revolución Proletaria Mundial.
Camaradas: ¡Desatar la furia de la mujer como fuerza poderosa para la revolución!
¡FEMINISMO PROLETARIO, DESTUYE AL PATRIARCADO!
MOVIMIENTO FEMENINO POPULAR (MFP)
México




Nenhum comentário:

Postar um comentário

Notícias recentes

AND - Vídeo: Resistência e retomada da Área Tiago dos Santos

Leia importantes notícias sobre a luta pela terra retiradas do Jornal A Nova Democracia.  A Nova democracia      - TAÍS SOUZA     02 NOVEMBR...